Coches biturbo vs concevencionales

Coches birturbo

Coches biturbo, ¿qué son?

En el mundo del automóvil existen muchos tipos de motores, muchas formas de extraer potencia y una de ellas es emplear lo que se conoce como 'sobrealimentación'. La técnica más habitual es usar un turbo, que aumenta la potencia del motor de forma notable, pero cuando se quiere aumentar todavía más, los fabricantes siguen una sencilla fórmula que consiste en añadir un turbo más.

Por tanto, un coche biturbo es un modelo cuyo motor tiene dos turbos, logrando más potencia y un comportamiento más contundente. También se consigue una entrega de potencia más lineal y deportiva, sin necesidad de usar motores con mucha cilindrada, controlando también el consumo de combustible.

¿Qué ventajas tiene un coche biturbo?

Los coches biturbo tienen algunas ventajas frente a un coche convencional. Por un lado, su mayor potencia, que no sólo hace al coche más rápido, sino que permite hacer maniobras peligrosas como adelantar con muchísima seguridad. Simplemente, habría que pisar a fondo el acelerador. También tiene como ventajas que sus motores suelen ser más pequeños, pues al ser biturbo se puede conseguir mucha potencia, sin necesidad de un motor grande. Así, también se consiguen consumos contenidos.

Además, los coches biturbo son coches que tienen un chasis preparado para una potencia elevada, con frenos más grandes y suspensiones más rígidas. Gracias a esto, cualquier coche biturbo es más seguro que un coche convencional. En ocasiones tienen caja de cambios automática, y son más cómodos de conducir al no tener que cambiar de marcha.

Tipos de coches biturbo

Hay varios tipos de coches biturbo, siempre según el combustible o la categoría del coche. Por ejemplo, hay coches biturbo de gasolina, pero también hay coches biturbo diésel. En ambos casos las ventajas son las mismas: potencia, bajos consumos y seguridad. Luego están según su categoría, ya que hay coches biturbo de todas las clases como un Volkswagen Passat BiTDi con 240 CV, o el Ferrari 488 GTB, con más de 550 CV. También hay modelos SUV, como el Ford Edge con 238 CV.

Estos coches están pensados para aquellos que quieren un motor potente, pero además también buscan eficiencia. Los coches biturbo también se diferencian por su funcionamiento, ya que hay versiones con dos turbos de diferente tamaño, uno pequeño para actuar a baja velocidad y otro grande para alta velocidad. Un sistema que garantiza el mejor funcionamiento del motor posible, aunque tenga poca cilindrada.